La industria bancaria también tiene impacto en el ambiente, aunque no opere con calderas ni con combustibles fósiles, el agua tampoco forma parte de la materia prima, ni utiliza cantidades industriales de energía eléctrica.  

Existe una fuerte conciencia para que dentro de la gestión diaria se generen acciones que se deben corregir de la mano con el desarrollo económico, social y ambiental, adoptando las mejores prácticas de sostenibilidad en la estrategia, cadena de valor y entorno inmediato, en concordancia con las iniciativas país.

El Banco Nacional empezó por reducir el consumo de papel, tintas, agua, combustible y electricidad, porque un banco con más de 6 mil colaborares, más de 2.5 millones de clientes y con presencia en todo el país con casi 180 oficinas sí genera un impacto importante al ecosistema.

En el Banco Nacional no solo empezó a reducir el impacto, también empezó a medir indicadores ambientales y se sometió a evaluaciones externas que le permitieran confirmar que va por la ruta correcta.

El Ministerio de Energía otorgó al Banco Nacional una nota de 96.97% de 100 % posible por su gestión ambiental.

Esto representa una gran satisfacción y la tranquilidad de que la huella de carbono se reduce cada vez más y que con este resultado se tiene la ruta trazada hacia el carbono neutralidad plus.

La política ambiental del Banco Nacional dice textualmente “El Conglomerado Banco Nacional reduce el impacto ambiental que causa el giro de su negocio y se compromete con el objetivo país de Carbono Neutralidad, al rendir cuentas de sus acciones, participar en proyectos de desarrollo sostenible e incorporar en su oferta financiera, productos y servicios amigables con el ambiente”

En la institución existe claridad que la responsabilidad ambiental es la vía que tiene para ejecutar el negocio, por eso con la Estrategia de sostenibilidad se ha fijado compromisos que incluyen acciones en la dimensión ambiental.

Un Banco Verde porque está comprometido con incorporar la ecoeficiencia en el 100% de la organización e impulsar negocios sostenibles ofreciendo a los clientes servicios y productos financieros amigables con el ambiente.

Los clientes tienen la posibilidad de obtener un crédito para construir o modificar su vivienda de forma amigable con el ambiente, las pymes tienen la opción de obtener un crédito verde para crecer de manera sostenible y por supuesto, con la sevibanca verde se han protegido más de 5 mil hectáreas de bosque primario y con el ecomarchamo , los dueños de vehículo pueden reducir su huella de carbono.

Con los proveedores, se está implementando un sistema de medición y otorgamiento de puntos adicionales a quienes incorporen prácticas ambientales responsables en sus ofertas.

Hasta hace poco se tenía la una aspiración, pero se ha decidido convertirlo en una meta. Al 2021 el Banco Nacional será carbono neutral plus, lo que significa que sus acciones tendrán un efecto multiplicador en el país, un colaborador sensibilizado replicará las buenas acciones en su hogar y en su comunidad.

A todo lo anterior se suma el cambio progresivo en la edificación de oficinas sostenibles, remodelando y construyendo bajo criterios ambientales en términos de diseño, materiales, que permita el ahorro de energía, agua y la disminución del uso de los aires acondicionados.

Para ser más rentables y mantener su robustez financiera tiene que hacerlo bajo una estrategia de sostenibilidad que sea transversal a todo el negocio en beneficio de la actual y las futuras generaciones.